Archivo de la etiqueta: Fe

Acaso me llamaste inútil?

Y dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. Entonces el Señor dijo: Si tuvieseis fe como un grano de mostaza, diréis á este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecerá. ¿Y quién de vosotros tiene un siervo que ara ó apacienta, que vuelto del campo le diga luego: Pasa, siéntate á la mesa? ¿No le dice antes: Adereza qué cene, y arremángate, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come tú y bebe? ¿Da gracias al siervo porque hizo lo que le había sido mandado? Pienso que no. Así también vosotros, cuando hubiereis hecho todo lo que os es mandado, decid: Siervos inútiles somos, porque lo que debíamos hacer, hicimos. (Lucas 17:5-10 RVES)

Yo no se para quien más esta historia le resulta cómica, pero con lo sarcástica que suelo ser, esto realmente me es gracioso! Jesús con mucha “escuela” le dijo a sus discípulos que eran inútiles!
Yo me imagino la cara de los discípulos viendose unos a otros y preguntándose: entendiste algo? Jesus evadió mi pregunta, nunca me dijo como aumentar la fe, O preguntándose: acaso me acabas de llamar inútil?

Jesús les dijo que podían lograr con la fe, pero nunca les dijo como la podían aumentar. O si?

Jesús hablaba de atender al Señor, habla de que luego de un día de trabajar para el Señor, lo que se espera de nosotros es que nos “arremanguemos” y que lo atendamos a la hora de la cena, y luego de atenderlo entonces comeremos nosotros.
La verdad es que muchos sabemos como trabajar para el Señor, pero pocos sabemos como atenderlo.

Atender quiere decir:
1. Aplicar voluntariamente los sentidos y la actividad mental a un asunto.
2. Tener cuidado de una persona o cosa y ocuparse de ella.
3. Satisfacer un ruego o una petición.

Desatender quiere decir:
1. No prestar atención a lo que se dice o hace.
2. No tener en cuenta alguna cosa.
3. Descuidar a una persona o cosa y dejar de ocuparse de ella.
4. No tener en cuenta las palabras o consejos de alguien.

Así que sí al final del día tu voluntariamente aplicas tus sentidos y actividad mental en Dios, te ocupas de estar con Él y de satisfacerlo tú lo estas atendiendo. Es decir si tu oras, lees la Biblia y lo adoras, lo estás atendiendo. Por lo tanto no eres siervo inútil, porque se te pidió que trabajaras, pero aún así hiciste más de lo que se te pidió al atenderlo!

Si tu no prestas atención a lo que Él dice, no lo tomas en cuenta, lo descuidas, dejas de ocuparte de Él y no te preocupan sus consejos, lo estas desatendiendo.

Porque al final de cuentas, quien no aumentaría su fe si pasa tiempo con el autor y consumador (que es excelente y perfecto en su puesto, según WordReference) de la misma? (Hebreos 12:2)

Anuncios